sábado, 3 de septiembre de 2011

Marea Bienvenido al Secadero I

   Un mes después, y todavía una sonrisa se dibuja en mi cara, cuando recuerdo el rodaje de Bienvenido al Secadero.
Jamás he conocido un equipo de tan alto standing, cómo el que coincidió en el Sorpresa. Producción, técnicos, maquillaje, vestuario, actrices y actores... Una especie de conjunción de astros, vamos, cómo cuando el cometa Halley, que aparece cada 75 años, coincide con que Venus y Saturno, se encuentran perfectamente alineados, y la luna llena se refleja sobre la playa de Barayo (ya se me ha ido la olla).
Increíble el buen rollo reinante durante los dos días de rodaje, y los vínculos creados, vínculos que han traspasado la pantalla, y han ido más allá de lo meramente profesional.
Lo peor, la despedida. Todavía recuerdo a Sonia, allí, plantada delante mío, con su vestido de troglodita, haciéndome "la marea". Un trocito de mí, se quedó en el Sorpresa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario