domingo, 29 de abril de 2012

Exhumaciones en Burgos y Soria

   A primeros de mes, días antes de semana santa, tengo la oportunidad de acompañar a un equipo de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, que van a llevar a cabo la apertura de dos fosas en Espinosa de los Monteros (Burgos) y días más tarde, otra en Montenegro de Cameros (Soria). El emplazamiento de una de ellas, cuanto menos curioso. La fosa se encontraba en pleno casco urbano, mitad debajo de la acera, mitad en el jardín de una casa, motivo por el que numerosos medios se acercaron hasta allí y la noticia tuvo más repercusión de lo que suele ser habitual en acciones de este tipo.
Los nueve esqueletos que vieron la luz después de más de setenta años, correspondían a nueve fusilados durante la guerra civil. A escasos doscientos metros, los cuerpos de cuatro mujeres asesinadas de igual forma, aparecían al día siguiente.
Muchas voces reclaman pasar página, es algo que pasó hace mucho, dicen, pero cómo me contaba al oído el familiar de un desaparecido, también era algo que él deseaba desde hacía tiempo, pero como hacerlo sin ni siquiera saber donde reposan los huesos de un padre, una madre, un hermano...

No hay comentarios:

Publicar un comentario